jueves, 6 de enero de 2011

Vivienda, el salvavidas de la banca para este año

En este año, la cartera de la vivienda salvará las ganancias de la banca. Y es que los problemas de morosidad que aún persisten en el segmento de consumo y la debilidad en la demanda de créditos empresariales impedirán que las instituciones se apoyen en estos rubros para crecer.

Muestra de ello se vio a finales de 2010. Guillermo Babatz Torres, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), comenta que se dio “una competencia bárbara por otorgar créditos hipotecarios”.

Según sus expectativas, en este año habrá una fuerte competencia, básicamente en cuanto al precio al que se prestan los recursos.

El funcionario opinó que las tasas de interés para este tipo de créditos oscilaron entre 10.3 por ciento y 13.0 por ciento, de acuerdo con las cifras más recientes de la Comisión del cierre de septiembre.

Dicha férrea competencia obligará a los bancos a definir estrategias para aprovechar la demanda.

La CNBV dice que es un tipo de financiamiento que crece “más o menos” independiente del ciclo económico.

Afinan estrategia

Al cierre del noveno mes de 2010, BBVA Bancomer tenía dominancia en el mercado hipotecario. El número de créditos en su cartera sumaron 154 mil 848.

Tan sólo en ese mes se dieron mil 555 con un valor promedio de 954 mil 700 pesos a una tasa de interés de 11.9 por ciento.

En tanto, el segundo banco con más créditos es Banorte que en su cartera tenía al cierre de septiembre 91 mil 983. Sólo en ese mes se colocaron mil 047 para casas con valor promedio de 1.3 millones de pesos. La tasa que fijó es de 11.1 por ciento.

Scotiabank por su parte también demostró estar en la pelea por ganar mercado en el financiamiento hipotecario. Las estadísticas revelan que en su cartera total hay 46 mil 850 créditos, de los cuales 584 se originaron en septiembre solamente a una tasa de interés promedio de 11.9 por ciento. El valor promedio de la vivienda que financia este banco es de dos millones de pesos.

Dentro de los bancos más fuertes en esta cartera, le sigue HSBC que al tercer trimestre de 2010 contaba con 25 mil 562 créditos y en septiembre se dieron 140 con un valor promedio de la casa de 1.5 millones de pesos.

La tasa que fijó es de 10.3 por ciento.

Así, el resto de las instituciones que otorgaron este tipo de préstamos, aunque con menor aportación fueron: Bajío, Banregio, Afirme, Inbursa, Ixe, Azteca, Mifel, Regional e Interacciones.

La menor tasa la ofreció HSBC con 10.3 por ciento, mientras que la mayor la dio Inbursa al fijar 13.8 por ciento.

Babatz considera que si bien se trata de un nivel de precios “bastante maduro”, no descarta que puedan reducirse aún más una vez que haya mayor competencia.

Oferta atípica

Un elemento que apoyará en este año el desplazamiento de viviendas es la sobre oferta que se espera, especialmente en el segmento de interés social.

Y es que la calificadora de riesgo Moody´s, advirtió recientemente que en este 2011 se daría una recuperación masiva de las viviendas cuyos dueños dejaron de pagar y que las sofoles, sofomes y bancos pueden adjudicarse.

Así, al tenerlas bajo su poder porque un cliente moroso no pudo continuar con el pago de su deuda, las pueden restaurar y vender, lo que sumaría un volumen importante al mercado.

Ricardo García Conde, director ejecutivo de crédito al consumo de Scotiabank, explica que esto traería una serie de oportunidades a quienes tienen algún problema para acceder a una vivienda nueva terminada.

“Dada la oferta que se espera que exista de casas usadas, esto podría ser una oportunidad para que un cliente de menores recursos la adquiera”, declara.

Según él, habrá una oferta de vivienda usada “atípica” y esto podría impulsar una baja de precios en las unidades y dar acceso de comprarla a quienes hoy no la tienen.

Considera que si bien no es un elemento que reduzca los precios en general, sí lo hará en dicho segmento hipotecario.

Con ayuda

García Conde explica que el crecimiento del crédito se va a respaldar en los convenios que puedan establecer con organismos como el Infonavit, por ejemplo.

Y es que para ellos “representa un menor riesgo ya que el instituto mantiene control sobre el cobro de las mensualidades y una cartera sana”.

Así, aunque haya más prudencia, tendrán esta vía para poder colocar créditos, ganar clientes y, por tanto, cobrar comisiones y tasas.

Con este apoyo, tienen la oportunidad de estar en un mercado que hoy en día se presenta atractivo debido a que la colocación de un préstamo depende de que se trate de un cliente con empleo, lo que da seguridad al intermediario de que habrá recuperación de los recursos.

“Cada banco de acuerdo a su tamaño y a su estrategia toma una posición”, dice García Conde.

En su caso, tiene una preferencia por la vivienda media y residencial, aunque tienen también algunos productos para el segmento de interés social.

Fuente: Club Hipotecario

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada