sábado, 2 de abril de 2011

Cómo puedes deducir los intereses de tu crédito hipotecario

Si compraste una vivienda a través de un crédito hipotecario el año pasado, los intereses reales que pagaste por este financiamiento los puedes deducir en tu declaración anual. Los intereses deducibles deben corresponder a un crédito hipotecario destinado a casa-habitación, contratado con alguna institución del sistema financiero.
Para poder realizar la deducción debes presentar tu declaración anual, que por ley están obligadas a realizar las personas físicas que ganen más de $400,000 pesos al año. Sin embargo, para obtener este beneficio tú puedes cumplir con este compromiso fiscal aunque tus ingresos sean menores a esta cantidad.




Las personas físicas deben presentar su declaración anual en el mes de abril. 


La ventaja de efectuar esta deducción es que se pueden lograr ajustes directos a los saldos de ISR, ya sea obteniendo un saldo a favor o una reducción en el pago que deba efectuar por este concepto.
En algunos casos, dependiendo de la tasa de interés que se esté pagando y de la inflación del 2010, el importe del saldo a favor de ISR puede representar un poco más del importe de dos mensualidades.

Si haces esta deducción y presentas un saldo en contra en tu declaración anual puedes reducir el pago a la autoridad fiscal; si el saldo es cero, entonces obtendrías una devolución de dinero que podría equivaler a una mensualidad de tu crédito hipotecario.
Este beneficio está limitado a que el crédito otorgado no exceda de un millón 500 mil Unidades de Inversión (Udis), es decir, aproximadamente $6 millones de pesos, de acuerdo con el artículo 176 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR).
Este beneficio aplica tanto para quienes obtuvieron el crédito a través de un banco o Sofol, como para aquellos que utilizaron financiamientos con entidades oficiales como el Infonavit o Fovissste.
Para deducir los intereses reales de tu crédito es preciso que la institución que te dio el financiamiento te entregue una constancia de pagos y retención por intereses hipotecarios.

Requisitos 
Es necesario que obtengas de la institución que te otorgó el crédito una constancia que señale el monto de los intereses nominales y reales devengados y pagados en el año.

En el caso del Infonavit 

Entra a la página web http://www.infonavit.gob.mx/ Posteriormente da clic en Constancia de intereses, donde deberás ingresar tu número de crédito, dato que puedes obtener de tu estado de cuenta.

El sistema te proporcionará la constancia que contendrá, entre otras cosas, la cifra correspondiente a los intereses reales que pagaste durante 2010, que podrás imprimir.

Revisa que tus datos personales sean correctos, de lo contrario puedes llamar a Infonatel al 9171 5050 en el DF o al 01800 0083900 del interior de la República.

Deberás tener este dato a la mano al momento de presentar tu declaración anual, mismo que deberás ingresar en el apartado de deducciones por crédito hipotecario.

En el caso del Fovissste 

Ingresa a http://www.fovissste.gob.mx/ Posteriormente a Solicitud constancia de intereses, donde deberás teclear tú RFC (Registro Federal de Contribuyente.

El sistema te proporcionará la constancia que contendrá entre otras cosas, la cifra correspondiente a los intereses reales que pagaste durante 2010.

Confirma que tus datos estén correctos, sino corrígelos llamando al 01 800 3684783

Cuando se trate de una institución bancaria, con la que contrataste tu crédito hipotecario, deberás auxiliarte de los estados de cuenta mensual emitidos por el banco, o bien puedes solicitar un reporte anual.

La constancia debe incluir el nombre del acreditado, tu Registro Federal de Contribuyentes (RFC) y tu domicilio fiscal. También debe incluir tu CURP. 

Además debe contener el nombre de la institución financiera que otorgó el crédito, su RFC y el nombre de su representante legal. 

Solamente con esta constancia podrás hacer la deducción, cuyo monto depende de los intereses reales que hayas pagado por el crédito y de tu base gravable. 

Los intereses reales se obtienen de los intereses nominales, que son los que pagas efectivamente, menos el ajuste hecho por la inflación. 

Por ejemplo, si tu cálculo para el pago de impuestos es de $300,000 pesos, y los intereses reales ascienden a $27,000 pesos, sobre esa diferencia se calculará tu pago de impuestos, es ahí donde puedes obtener una devolución o saldo a favor. 

Toma en cuenta que si eres acreditado puedes emplear este esquema sin importar si el financiamiento fue celebrado durante años anteriores, además de que aplica tanto para los asalariados como para quienes trabajan por su cuenta.
Por el contrario, si ganas menos de seis salarios mínimos no podrás hacer la deducción, ya que quienes tienen esta percepción cuentan con un subsidio al salario. 

Editorial Metroscubicos.com
31 de Marzo de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario