viernes, 18 de mayo de 2012

Tips para mejorar el historial crediticio


El mejor consejo para mejorar tu historial crediticio es aplicar el sentido común en tus cuentas y no olvidar nunca que las entidades financieras tienen muy presente cuando vas a solicitar un crédito el riesgo que puedes alcanzar como cliente deudor.

Una de las alternativas que se cuenta en el sistema financiero mexicano donde se consigue el historial crediticio de una persona física o jurídica es el Buró de Crédito. Estos datos son entregados a las entidades financieras para que puedan hacer un análisis de la situación de riesgo de sus clientes cuando, por ejemplo, piden una tarjeta de crédito o débito online.


Los clientes también pueden solicitar vía Internet o de manera presencial su historial crediticio. Este documento es básico para que te puedan aprobar un préstamo.

Por tanto, es tu imagen ante los bancos y que te cuelguen una mala fotografía no te ayuda para nada. También es bueno comprobar los datos, por si hay algún error y poder subsanarlo.

Hay muchos tips o consejos para mejorar el historial crediticio, pero todos se basan en la misma premisa: No se puede manejar el dinero que te prestan de manera despreocupada. La irresponsabilidad puede que no tenga límites, el crédito, sí.

El primer consejo es asegurarte de que vas a poder asumir en el plazo estipulado los pagos contraídos con tus movimientos crediticios.

Muchas veces, sobre todo cuando tenemos varias tarjetas o préstamos, nos olvidamos de tener el dinero suficiente en la cuenta corriente para hacer frente a estos pagos en las fechas fijadas. Cualquier aplazamiento o impago, penaliza.

El segundo consejo es que no nos atiborremos de tarjetas de crédito o débito. Nos tientan muchas veces, pero es recomendable ser cautos. No dejan de ser préstamos que debemos pagar, sea a mes vencido o según se estipulen en las condiciones del contrato. Una persona con tantas obligaciones crediticias aumenta su capacidad de riesgo para el banco.

El tercer consejo es mantener un buen balance entre lo que nos gastamos y lo que debemos e intentar no sobrepasar los límites establecidos en nuestros créditos. Superarlos da imagen de una persona que no controla sus gastos y, por tanto, no es de fiar.

La cuarta recomendación es, si podemos, rebajar la deuda contraída con el banco. Un esfuerzo que se compensa con menos intereses a pagar y con una sonrisa de los banqueros a la hora de concederte un préstamo o no.

Fuente: creditohipotecarios.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada