viernes, 29 de junio de 2012

Pago de operaciones inmobiliarias en efectivo


En abril pasado, el Senado de la República aprobó por 84 votos a favor y 0 en contra, la iniciativa del decreto con el que se expide la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Financiamiento al Terrorismo, también denominada como “Ley contra el lavado de dinero”.

Esta ley prohíbe, entre otras cosas, liquidar o pagar en efectivo la compra de bienes inmuebles por un monto superior a 1 millón de pesos, además fija sanciones económicas y de prisión para las personas que incurran en los supuestos señalados en la ley.

En virtud de este nuevo estatuto, debes saber que en cualquier operación relacionada con la compra-venta de un inmueble no deberás pagar (si eres comprador), ni recibir (si eres vendedor) ninguna cantidad de dinero en efectivo cuando la transacción sea superior a 1 millón de pesos.

La ley de referencia actualmente está en la Cámara de Diputados para su estudio, revisión y, en su caso, realizar las modificaciones y seguramente será aprobada en cuanto al fondo del tema que tratamos en los mismos términos.

En virtud de que la ley contempla sanciones tanto económicas, como de prisión hasta por 16 años, deberás poner especial interés en la forma en que habrá de llevarse a cabo el pago del precio de la compraventa en que intervengas ya sea como vendedor o como comprador.

Con la finalidad de no incurrir en un problema serio será preciso hacer el pago del precio de la operación inmobiliaria a través de otras formas que si están permitidas por la ley y que a continuación menciono.

Cheque nominativo o a la orden (a nombre del beneficiario). Aunque la ley lo permite y es una forma validad para hacer pagos, las agencias inmobiliarias o corredores independientes profesionales no lo aconsejamos pues no hay seguridad que al presentarse a su cobró, el mismo cuente con los fondos para ser pagado. En este caso el vendedor corre un riesgo si recibe el pago mediante esta forma.
Cheque certificado, es un documento que el banco certifica que hay fondos en la cuenta de quien lo emite, sellándolo y firmándolo como prueba de garantía de que el documento contará con fondos suficientes cuando el beneficiario lo presente para su cobro. Es válido para pagar el precio de una compraventa. El banco que certifica cobra una comisión al cuentahabiente que solicita la certificación del cheque.

Cheque de caja, es aquel que es expedido por una institución de crédito para que sea pagado en sus propias sucursales o filiales. El cliente entrega previamente al banco la cantidad de dinero por la que expedirá el cheque y éste será pagado en esa misma institución o en su caso podrá depositarse en una cuenta del beneficiario. Deben ser expedidos a nombre de una persona determinada, no al portador y no son negociables (no pueden cederse sus derechos mediante un endoso). Es ampliamente recomendado para pagar el precio de una compraventa inmobiliaria. El banco cobra una comisión por emitir cheques de caja a quien lo solicite.

Transferencia bancaria electrónica. Es la operación por la que por orden de un cliente de un banco se produce el traspaso de manera electrónica de una determinada cantidad de dinero que tiene depositada en una cuenta en esa institución a otra cuenta del mismo banco o de otro distinto. El banco normalmente cobra una comisión por este concepto.

Es importante destacar que el pago al contado se puede hacer mediante: dinero en efectivo (lo que la ley de referencia prohíbe), cheque, transferencia bancaria, tarjeta comercial, tarjeta de crédito, por lo tanto no debemos confundir el término “en efectivo” con “al contado”

“Pago al contado” es en oposición a “pago por medio de crédito” y “pago en efectivo” es pagar en moneda (dinero) de cualquier país (pesos, dólares, euros, etc.).

Siguiendo en este orden de ideas, según Wikipedia, dinero (del latín dinarius o denario, moneda romana) usado para el pago de bienes (mercancías), servicios, y de cualquier tipo de obligaciones (deudas).

Por último y a fin de recibir retroalimentación de los abogados y demás personas que lean este artículo me permito hacer un par de preguntas.

¿Esto daría pie a que los poderes legislativos de los estados revisen y en su caso modifiquen la definición de compraventa de sus Códigos Civiles en donde comúnmente se establece que “habrá compraventa cuando uno de los contratantes se obliga a transferir la propiedad de una cosa o de un derecho y el otro a su vez se obliga a pagar por ellos un precio cierto y en dinero?”

¿Se deberá establecer que se prohíbe el pago de “dinero en efectivo” cuando se trate de compraventa de inmuebles cuando sean por un millón de pesos o más?

Por: Pedro Trueba
Fuente: Metros Cúbicos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario