miércoles, 4 de julio de 2012

Liquidez: principal problema de constructores.

Desde el 18 de junio, el mercado financiero conocía el cambio de reglas de pre-pagos que una semana antes había dado a conocer el Infonavit, que dirige Víctor Borras. 

Usted sabe que en el mercado de construcción de vivienda, como en el de infraestructura, casi nada se construye sin Infonavit, sin subsidio o sin presupuesto público y, que el gran problema de los créditos puente hipotecarios que otorgan los bancos integrantes de la AMB, que encabeza Jaime Ruiz, es que se han tornado en riesgo, en un commodity y para negociarlos siempre buscan no tomarlos sino garantizarlos con alguna entidad gubernamental como el Infonavit. 



Para que los constructores “se alinien” a la política de construcción vertical que ha promovido la Institución y la Conavi de fines de 2011 a la fecha, cambiaron las reglas de garantías para los créditos puente. 

Ahora garantizará 70% si la construcción es vertical y 50% si es horizontal. 

Eso implica que el Infonavit les mete dos aceleradores. Sólo les prepaga si la obra tiene 70% de avance en construcción vertical y en zona urbana, además de que esté vinculada a un comprador derecho-habiente y, con la obligación de concluir y entregar en dos meses al momento del pago. 

El programa se llama Garantías a la entrega continua de Vivienda Vertical y Sustentable, y según Infonavit se espera que sus desarrolladores individualicen en los próximos tres meses 30 mil viviendas ligadas al subsidio de Conavi y con un valor cercano a los seis mil millones de pesos. 

¿De dónde viene el anticipo? Del monto del cheque que le va a otorgar el Infonavit al trabajador para la compra de la caja. O sea, les da un respiro de liquidez brutal. Y el dato no es para menos. 


Fíjese que la segunda Edición del Índice de Confianza del Constructor (ICOCO) de este año que elabora Bimsa Roports de César Ortega de la Roquette, confirma una constante en el último año y medio, y es que la falta de liquidez y la escasez de financiamiento bursátil o bancario para la industria de la construcción (sea edificación o infraestructura), son dos de los obstáculos reales para aumentar la confianza del desarrollador. 

El índice muestra que la confianza de los constructores se cayó en el segundo trimestre de 2012 en un punto porcentual porque pasa de 50.7% entre abril-junio de 2011 a 49.7 en igual lapso de 2012 y, lo que puede explicarlo en parte es el deterioro de las expectativas de los constructores ligada al relevo sexenal y el cambio de políticas (de hecho le recomiendo que revise el índice y la forma en que evoluciona en las seis ediciones que tiene). 

Pero si lo observa con el cambio de política del Infonavit, entiende por qué una semana antes los precios de GEO, Homex, Urbi, se fueron al cielo en la Bolsa y de pronto todos mejoraron la expectativa de crecimiento, pues las vivienderas son las desarrolladoras consentidas del Infonavit y las que toman la mayor parte del subsidio de Conavi. La pregunta es: no podrían hacer lo mismo con el presupuesto de infraestructura 

Fuente: Excelsior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada