miércoles, 12 de septiembre de 2012

Fianza al rentar un espacio comercial


Cuando se renta una oficina o local, las fianzas se vuelven garantías fundamentales, en caso de incumplimiento en el pago de las rentas.
La fianza es un monto de dinero ampara al propietario de un inmueble si el arrendatario lo daña o no paga la renta. Regularmente es un depósito que contempla de 3 a 6 meses de renta. Cuando finaliza la relación, la fianza es devuelta al ocupante.

Si el inquilino decide terminar el contrato de renta, anticipadamente y sin un motivo válido, el propietario podrá tomar la fianza, o parte de ésta, como indemnización. 

Existe la posibilidad de que el inquilino contrate una fianza mediante alguna compañía afianzadora. Esta opción no siempre es recomendable porque la afianzadora suele pedir un fiador, entonces el inquilino terminaría presentando dos veces los avales para rentar una propiedad.