martes, 9 de octubre de 2012

Infonavit y el desarrollo urbano: Mejores desarrollos construyen mejores ciudades


El desarrollo de vivienda es uno de los factores que incide en la competitividad de las ciudades. Si aseguramos que cualquier desarrollo habitacional que se construya en el país cumpla con criterios de sustentabilidad ambiental, económica y social, habremos dado un paso clave para lograr centros urbanos amigables y propicios para las inversiones.

El tema ambiental es uno de los que más avances hemos logrado en un tiempo relativamente corto. El uso de ecotecnologías es ya un estándar en las viviendas de interés social, algo impensable en otros países, incluidas naciones desarrolladas. Estamos a escasas semanas de alcanzar el millón de casas verdes financiadas por Infonavit en tan sólo un lustro.
El siguiente y natural paso debe ser impulsar la arquitectura bioclimática. Debemos preocuparnos ya no sólo por la incorporación de ecotecnologías en las viviendas, sino por el diseño, los materiales y sistemas constructivos aplicados durante su edificación. En unos días, estará a disposición de los desarrolladores el Sistema de Evaluación de Vivienda Verde (Sisevive) para que evalúen el desempeño energético y medioambiental de sus viviendas; la idea es que, en un mediano plazo, el proceso de evaluación sea obligatorio al momento de inscribir oferta en el Registro Único de Vivienda. Nuestra meta es que, antes de ejercer su crédito, el trabajador conozca cuáles viviendas le ofrecen mayor confort y ahorro en el consumo de luz, agua y gas, volviéndose éste un criterio decisivo en el proceso de selección y, con ello, impulsar la construcción de mejores conjuntos.

La conectividad a redes digitales de información y comunicación debe ser un derecho de cualquier ciudadano.

En Infonavit, estamos impulsando que todos los desarrollos donde se ejerzan nuestros créditos tengan acceso a Internet, además de crear mecanismos para que nuestros derechohabientes adquieran, junto con la vivienda, una computadora. Al concluir el año, habremos formalizado 10,000 operaciones bajo la modalidad de Casa y Computadora, que facilita a los trabajadores la adquisición de un equipo de cómputo con una aportación en efectivo de tan sólo 250 pesos, complementada con acciones en favor de su comunidad. Recientemente, nos sumamos a la iniciativa federal Compu Apoyo con lo que los derechohabientes del Instituto podrán acceder al apoyo económico de 1,000 pesos que ofrece el gobierno federal.

Las unidades habitacionales donde los derechohabientes del Infonavit ejercen sus créditos son, en su inmensa mayoría, microuniversos de más de 1,000 viviendas. Por eso es tan importante fomentar la vida en comunidad y la organización vecinal; ése es el mejor medio para asegurar que las viviendas y los conjuntos incrementen su valor con el tiempo y, más importante aún, para cerrarle el paso a la delincuencia.

Actualmente, contamos con cerca de 700 promotores vecinales certificados que apoyan a la comunidad para que se organicen y constituyan asambleas o mesas directivas; a la fecha, tenemos cerca de 300 asociaciones vecinales registradas en el sistema de Redes Infonavit.

Paralelamente, ofrecemos a los acreditados que, junto con la mensualidad de su préstamo, se descuente la cuota de mantenimiento y se entregue a una empresa administradora registrada ante el Infonavit, que se responsabilice de la conservación del conjunto. Bajo esta modalidad, hemos formalizado más de 35,000 créditos en 109 desarrollos y contamos con 54 empresas administradoras registradas.

En el “Estudio Evaluación de la sustentabilidad de la viviendas en México”, elaborado por el Centro Mario Molina a solicitud de la Asociación Vivienda y Entorno Sustentable, se recomendó generalizar entre todas las instituciones que otorgan créditos para vivienda de interés social y la vinculación de éste al pago de la cuota de mantenimiento que garantice el establecimiento de una administración profesional del conjunto habitacional.

En la medida en que se garantice entornos seguros, que genere plusvalía y contribuya al desarrollo familiar, contribuiremos a formar ciudadanos más responsables y comprometidos con su entorno y, en consecuencia, tendremos mejores ciudades.

Fuente: El Economista

No hay comentarios:

Publicar un comentario