martes, 5 de febrero de 2013

Infonavit, interesado en infraestructura



El Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) analiza la posibilidad de invertir sus recursos excedentes -derivados de su capacidad financiera y de la disminución del programa de créditos que tendrá hacia 2017, en proyectos de infraestructura urbana federal, estatal y municipal.

Con eso espera mantener la estabilidad financiera del fondo y contribuir a la planeación de las ciudades.

De acuerdo con estimaciones del instituto, a partir de 2018 habrá abatido el rezago habitacional de su derechohabiencia, con lo que se dispararía la acumulación de recursos excedentes “temporales”.

Sólo en 2018 el Infonavit espera que su liquidez sea de 50 mil millones de pesos, y en 2019 de cien mil millones de pesos, con un crecimiento progresivo en los siguientes años.

El coordinador del programa de Cedevis del Infonavit, Jorge Márquez García, declaró en entrevista que los ajustes derivados de la reforma a la Ley del Infonavit permiten crear un régimen de inversión de los recursos excedentes, para cumplir con el compromiso de dar un rendimiento, al menos similar al crecimiento anual del salario mínimo, de la subcuenta de vivienda.

Detalló que se creó un marco estratégico que ya está en manos del consejo de administración del instituto para definir si se acepta o no la medida. Si es así, analizarían el régimen de inversión y el porcentaje que podrían invertir, los títulos, rendimientos esperados, etcétera.

De aprobarse el nuevo régimen de inversión, entrará en vigor en 2018 sin tomar riesgos innecesarios. Deberá estar alineado a la misión institucional de apoyar el desarrollo del sector vivienda.

El funcionario precisó que el marco estratégico incluye tanto la propuesta de invertir en proyectos de infraestructura urbana como la de crear un mercado secundario de Certificados de Vivienda (Cedevis). Una no es excluyente de la otra.

Indicó que el Infonavit podría participar como inversionista en proyectos específicos de estados y municipios; ejemplificó que si los gobiernos local y estatal se aliaran para construir una línea del Metro en Guadalajara y emitieran bonos para financiarlo, el instituto podría adquirir parte de ellos.

El Plan Financiero del Infonavit 2013-2017 considera proyectos que impulsen su misión en lo referente a soluciones de vivienda en mejores entornos urbanos, sólo si estas inversiones diesen rendimiento, y que al momento de invertir en valores públicos -con participación de otros inversionistas institucionalesno exista conflicto de interés.

Sobre la creación de un mercado secundario de Cedevis, Márquez explicó que planean retirar las emisiones más “viejas” o que tienen un avance en el cumplimiento de su ciclo del 40 por ciento, para volverlas a sacar al mercado y darles mayor liquidez.

Manifestó que a diferencia del proyecto de infraestructura, que deberá esperar hasta que se cumpla la estimación de un excedente de liquidez, la creación de un mercado secundario de Cedevis podría iniciar este año.

Cedevis, estratégicos

Recordó que el programa Cedevis inició con el propósito de generar liquidez, sirviendo como canal de financiamiento alterno, complementando a la cobranza y las aportaciones patronales en el financiamiento crediticio y para el abatimiento del rezago habitacional de los derechohabientes de Infonavit.

Con el tiempo, dijo, el programa de Cedevis, aparte de complementar el financiamiento, ha permitido al instituto adoptar estándares internacionales en materia de originación, cobranza y transparencia. A la fecha, con estas emisiones, el instituto es el tercer mayor participante en el mercado de bonos, después de Pemex y CFE.

Hacia adelante, aunque aumentará la liquidez del instituto, los Cedevis tendrán un mayor rol estratégico en la gestión de balance; se seguirán emitiendo los siguientes diez años.

Precisó que de 2013 a 2017 el programa anual de bursatilización de cartera hipotecaria se mantendrá en diez mil millones de pesos; y a partir de 2018 bajará a cinco mil millones de pesos.

Márquez añadió que derivado de la reforma a la ley de Infonavit -que le permite otorgar créditos en pesos-, el instituto empezará a enfrentar “descalces de monedas y plazos en su balance”, así como riesgos de tasas, lo cual lo llevará a tener que desarrollar herramientas de gestión estratégica para mitigar esos riesgos.

El directivo estimó que a partir del segundo semestre de 2014 podrían burzatilizar créditos en pesos, una vez se generen al menos 14 mil hipotecas. Las segundas hipotecas en pesos aún no han cumplido con las expectativas; asimismo, se espera que la primera hipoteca tradicional en pesos sería en este trimestre.

Fuete: El Financiero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada