martes, 26 de febrero de 2013

Infraestructura para el crecimiento económico y combate a la pobreza

Cuando el IMEF organizó en 2009 el Primer Foro Nacional de Infraestructura, tuvo como base motivadora el surgimiento de la crisis económica mundial de finales de 2008, la cual originó un plan emergente para contrarrestar los efectos negativos de la recesión. Se necesitaba mantener la producción económica del país.

En ese entonces identificamos que nuestro país tenía grandes fortalezas para salir adelante: finanzas públicas y bancos sanos, disciplina fiscal, recursos financieros en la banca de desarrollo y en los fondos de inversión, especialmente de las Afores, y muy importante, grandes necesidades de infraestructura, oportunidad que muchas naciones ya no tienen, razón por la cual sus empresas han emigrado a otros países, tal es el caso de España.

Se detectaron también problemas como la falta de proyectos, las dificultades para la liberación de los derechos de vía y la falta de un marco legal para regular y promover la participación de la iniciativa privada.

A inicios de 2012, la situación era prácticamente la misma y por ello la pregunta, ¿qué nos impide avanzar? En parte por los intereses políticos que son válidos, siempre y cuando no obstruyeran la prioridad nacional: el desarrollo económico del país. Si se trabajara con ese objetivo por encima de intereses gremiales o partidistas, el país no padecería pobreza, desempleo, inseguridad, emigración, ni rezago con respecto a otros países.

Bajo ese contexto, en 2012 el Foro Nacional IMEF de Infraestructura se dedicó al desarrollo municipal como detonador de desarrollo, destacándose la importancia que tienen los servicios públicos municipales, no sólo para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, sino también para impulsar el crecimiento de las empresas, actores principales de la actividad económica generadora de empleo y riqueza, lo cual se traduce en bienestar y progreso.

Se urgió a erradicar la existencia de comunidades carentes de los mínimos servicios de agua, energía eléctrica, escuela y transporte; objetivos principales en cuanto a infraestructura municipal se refiere, pero cuya solución enfrenta tres obstáculos: carencia de una planificación estructurada de corto y largo plazo, falta de recursos y de tiempo. La gestión es de tres años, lo cual impide concretar proyectos. ¿Cómo superar estas limitantes?, ese es el reto y para contribuir a ese propósito, debe atenderse:

1. Planificación regional y municipal para el ordenamiento territorial y urbano. Establecer el rumbo, las prioridades, crecimientos, usos de suelo, demanda de servicios e infraestructura, y sobre todo el enlace de acciones intermunicipales, que al decretarse por las legislaturas locales acotaría la autoridad, se programaría el gasto y el origen de los recursos, se garantizaría la continuidad de las acciones y se evitaría el dispendio en obras de poca o nula relevancia. Las campañas electorales apuntarían a quien ofreciera hacer mejor y más rápido los proyectos incluidos en el Plan Decretado.

2. Fortalecimiento de la capacidad financiera de los municipios incrementando sus ingresos de recaudación y cobro de servicios, así como el aprovechamiento de sus disponibilidades de crédito.

3. La participación del sector privado a través de las APP’s y de las ofertas de proyectos no solicitadas, así como los apoyos que ofrece BANOBRAS y el FONADIN.

Bajo este contexto, el IMEF considera que debe aprovecharse la gran oportunidad de impulsar el desarrollo económico de nuestro país y por ello la nueva edición del Foro tiene como eje temático a la Infraestructura como factor de crecimiento económico y combate a la pobreza, todo ello bajo la premisa de que nuestra situación macroeconómica es envidiable y en estos momentos se cuenta con la voluntad política necesaria, y la de los demás actores de la sociedad, como las asociaciones, instituciones u organismos profesionales y sociales, todos los cuales deben trabajar coordinadamente para promover el desarrollo económico del país, y el IMEF está convencido y comprometido con dicho propósito. Hagamos que las cosas buenas sucedan y esta es la oportunidad. No la desaprovechemos.

Fuente: El universal

No hay comentarios:

Publicar un comentario