miércoles, 20 de marzo de 2013

Asegure la mejor plusvalía de su hogar



¡Lo logró! Le dieron un crédito o reunió el efectivo para su casa. Si ya eligió el mejor financiamiento, la tasa de interés y el plazo de la deuda, debe sumar a su esfuerzo la tarea de informarse sobre cómo evitar la compra de un inmueble que desarrolle poca plusvalía.

Los aspectos que impactan el valor del inmueble son principalmente la ubicación, la falta de mantenimiento, el comercio ambulante y la delincuencia, que el inmueble se encuentre próximo a una zona de riesgo o muy distante de escuelas, vías de comunicación, y de centros de entretenimiento.

LA IMPORTANCIA DE LA UBICACIÓN

La ubicación es el principal aspecto que marca el precio de los inmuebles, mencionó Gonzalo Palafox, director de Banca Hipotecaria de BBVA Bancomer.

Y es que la mayoría de las personas no desea vivir en un lugar distante, donde es difícil desplazarse, faltan servicios o puede resultar inseguro.

Por ello, la ubicación del inmueble y sus colindancias marcan el precio de su futuro hogar.

Si la propiedad está ubicada en una colonia o delegación con baja competitividad, podemos esperar un lento incremento del valor, ya que la cantidad de servicios como universidades, hospitales y supermercados será insuficiente para atender las necesidades de los habitantes.

Luis Severiano, gerente de ventas de Am Avalúos México, ejemplificó que un departamento de 100 metros cuadrados de construcción, con buenos acabados, ubicado en la delegación Iztapalapa (considerada como un punto rojo), puede ser mucho más barato que uno más pequeños que se encuentre en la Colonia del Valle, Nápoles o Narvarte.

Así, comprar cerca de zonas de riesgo, que son aquellas donde hay cerca plantas de gas, minas, gasolineras, canales de agua, torres de energía eléctrica, cantinas o cárceles, puede perjudicar el valor de la vivienda. Otro elemento a cuidar es la presencia del comercio informal.

También la falta de modernidad en las vías de comunicación produce que los trayectos al trabajo o la escuela sean largos y que la propiedad deje de ser atractiva por considerarse aislada.

La importancia del mantenimiento

La falta de mantenimiento afecta el precio de un inmueble. Si la fachada luce en mal estado y descuidada, las personas asumirán que el interior y el resto de las instalaciones mantienen el mismo estado.

Al ser la fachada la primera imagen que se observa es importante cuidar su aspecto. Y es que una casa con buena ubicación, pero con deterioros exteriores, puede recuperar su valor o, incluso, elevar su costo entre 5 y 10% con sólo pintar la fachada, aseguran los especialistas.

Siempre se debe cuidar el aspecto físico de un inmueble e invertir con periodicidad en las reparaciones necesarias para conservar su funcionamiento y una excelente presentación. Las reparaciones que se realicen no deben ser excesivas, pero sí atender a cada uno de los desperfectos que se van generando.

Los expertos coinciden en que la cocina y el baño son zonas estratégicas que marcan la decisión de compra. Por ello, los pisos y los accesorios de dichas zonas deben reflejar limpieza y calidad.

Asimismo, debe vigilarse el estado de tuberías, ventanas, clósets, puertas y que las paredes no presenten daños por la humedad.

El mantenimiento preventivo no sólo asegura que el valor del inmueble se conserve, sino que el precio no sea castigado en una negociación con un futuro comprador.

En qué más debemos poner atención

Las construcciones futuras influirán de forma directa en el valor del inmueble. Si en poco tiempo se planea desarrollar un nuevo centro comercial, quiere decir que el costo del inmueble también subirá. Pasa lo contrario cuando próximo al inmueble se planifica la instalación de un basurero o una fábrica.

Antes de comprar, acuda a la propiedad a distintas horas del día para verificar el buen funcionamiento del alumbrado público, la presencia de vigilancia en la zona, y para medir el tiempo que le toma llegar o salir del inmueble en las horas de más tráfico.

Cuidado con los vecinos incómodos. Si los habitantes de la zona son considerados como conflictivos o se han detectado hechos que alteren la paz pública, el valor de la vivienda será menor.
En México, la mayoría de las personas utiliza un crédito para la compra de una casa que se va a habitar y no para generar inversión, rentar o vender. Por ello, debe controlar sus emociones para adquirir un inmueble que sí responda a sus necesidades y sea atractivo en el mercado.


Fuente: El Economista

No hay comentarios:

Publicar un comentario