martes, 2 de abril de 2013

Fibras, potenciador de bienes raíces




México es el pionero en América Latina en la operación de Fibras, con cinco listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Estos instrumentos son fideicomisos que se constituyen bajo la legislación aplicable para invertir en la construcción y adquisición de inmuebles, generalmente destinados al arrendamiento.

Guillermo Bravo, director de Desarrollo y Relación con inversionistas de Fibra Hotel, comentó que con este tipo de instrumentos se potencia el crecimiento del sector de bienes raíces y, por ende, del país.

Aunque traer estos instrumentos al país no resultó sencillo, el directivo explicó que desde mediados de la década pasada se llevó a cabo un gran trabajo para modificar el marco de operación fiscal y legal, fue así como en el 2011 se colocó en la BMV Fibra Uno. Al cierre del primer trimestre de este año se encuentran operando cinco Fibras: Fibra Uno, Fibra Hotel, Fibra Macquaire, Fibra Inn y Fibra Terrafina.

¿CÓMO FUNCIONAN?

Para la operación de los Fibras se crea un fideicomiso, gestionado por expertos del sector, que administrará los bienes que en un principio se conforman por un portafolio inicial de inmuebles que otorgan el o los dueños de éstos. El fideicomiso coloca los certificados de participación en la Bolsa para que el público inversionista pueda participar en él. Los recursos levantados se utilizan para realizar nuevas adquisiciones y ampliar el portafolio.

En México, la ley indica que se debe invertir al menos 70% de los activos totales en inmuebles destinados al arrendamiento o actividades similares. El resto debe ir a valores gubernamentales o a acciones de sociedades de inversión de instrumentos de deuda, y al menos 95% del resultado fiscal se debe distribuir entre los inversionistas, esto se hace en forma de un dividendo, que se paga trimestralmente.

Guillermo Bravo indicó que al ser un vehículo mexicano, las afores tienen alta participación, así como inversionistas privados e institucionales, como fondos de diversos países que ven atractivo el sector en México. Y calcula que aproximadamente 30% del capital mundial está invertido en bienes raíces.

Para las afores representa un gran producto, ya que al considerarse como ingreso pasivo, no pagan impuestos, mientras que los inversionistas individuales los pagan a nivel del dividendo.

En el caso de Fibra Hotel, que se colocó en la BMV en diciembre del 2012, el fideicomiso contó con un portafolio inicial de 34 hoteles.

Este Fibra se dirige a hoteles de negocios debido a las ventajas que ofrecen frente a otros, Bravo explicó que el segmento recibe mejores retornos e implica menores costos. “Son hoteles fáciles y útiles, que se enfocan al viajero de negocios y que están mejor protegidos ante un ciclo negativo de la economía”, comentó.

En este contexto Fibra Hotel quiere llegar a los 60 hoteles en uno o dos años y seguir creciendo.

Para el especialista, el potencial de los Fibras en México es muy grande ya que, aunado a que aún faltan muchas gamas de inmuebles que pueden entrar en estos instrumentos, no sólo los bienes raíces se pueden hacer fibras.

Expertos calculan que el rendimiento de los Fibras en la BMV superará el que se tiene calculado para el IPC en los siguientes 12 meses, que se prevé en cerca de 12 por ciento.

Hace dos semanas debutó Fibra Terrafina, fideicomiso para inversión especializado en naves industriales. La oferta pública inicial del Terrafina captó la atención de inversionistas locales e internacionales, aunque los certificados se colocaron a un precio en la parte baja del rango indicativo, que era de 28 a 32 pesos.

Fuente: El Economista

No hay comentarios:

Publicar un comentario