jueves, 25 de julio de 2013

En infraestructura, debemos estar entre los primeros 20: CMIC


En agosto, las empresas constructoras empezarán a notar de forma generalizada el arranque del programa de obras de la SCT, afirma Luis Zárate Rocha, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción. “Es cosa de días para que empecemos a ver cómo aterrizan los grandes proyectos anunciados. Hasta ahora, se han licitado algunas cosas, pero lo más importante está por venir. El impacto será enorme, en todo el país”.

Luis Zárate se dice orgulloso y optimista de lo que se alcanzó el pasado lunes en materia de infraestructura. “La cifra de 1.3 billones de pesos es importante. Muchos de los proyectos son importantísimos, pero lo que más me gusta es la calidad de diálogo que hemos tenido entre gobierno y empresarios. No lo había visto en mis 42 de experiencia como constructor. Hay mucha confianza y también autocrítica. México está en el número 68 de competitividad en infraestructura. Deberíamos estar en los primeros 20 del mundo”.

El Presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción reconoce que hay un cierto retraso en la puesta en marcha del programa sexenal de obras, aunque confía en que el tiempo “perdido” se compense: “La SCT está en condiciones de mejorar el proceso de licitaciones. Podría abatir el tiempo, bajarlo de tres meses hasta uno. Eso depende de la calidad de la información técnica que se tiene. Me consta que se ha mejorado mucho en ese aspecto”.

En una larga charla, el también directivo de ICA pone en perspectiva el programa anunciado por el secretario Gerardo Ruiz Esparza:

“Es enorme pero no es todo el programa de obras. Falta considerar lo de Pemex, la CFE, la Comisión Nacional del Agua e incluso los trabajos de mejoramiento del medio ambiente que se harán por la Semarnat”.

En relación con el aeropuerto de la ciudad de México, Zárate explica: “No me extrañó que no se haya anunciado. Se trata de una obra de gran complejidad, no tanto técnica como social. El gobierno no hará el anuncio hasta que tenga bien amarrada la propiedad de los terrenos. Habrá que resolver también lo relacionado con el medio ambiente, que está ligado a la recuperación de Texcoco. He sido muy crítico en ese rubro, pero creo que una decisión de ese tamaño tiene muchos componentes políticos que se tienen que cuidar. Tuvimos un antecedente en el sexenio del Presidente Fox que lastimó mucho la imagen del Presidente. Sobran empresarios con ganas de invertir en ese aeropuerto. No será problema hacerlo una realidad”.

FINANCIAMIENTO

Un tema que no está todavía resuelto es del financiamiento, dice Zárate Rocha: “Vemos buena voluntad de la banca de desarrollo y también de la banca privada. Nos hemos reunido y confío en que encontraremos una solución, pero lo cierto es que los costos de financiamiento para los empresarios de la construcción son elevados si los comparamos con los de otros países con los que competimos: Brasil, por poner un ejemplo. La tasa de Banobras está en torno de 5 o 6 por ciento. Los constructores brasileños tienen crédito a 3 por ciento”.

Las asociaciones público-privadas tienen un enorme potencial, de acuerdo con el Presidente de la CMIC. “Podrían financiar más de 50, hasta 80% de los nuevos proyectos, pero hace falta que todos los que participamos en la industria los conozcan”.

FALTA SERIEDAD EN ESTADOS

En otra veta esencial para el desarrollo armónico del sector y que es especialmente importante para los pequeños constructores, el experimentado constructor indicó que se requiere de mayor seriedad de parte de los gobiernos estatales y municipales, pues muchos de ellos no pagan en tiempo y forma y dañan a las micro, pequeñas y medianas empresas, poniendo en riesgo su existencia.

No obstante, reconoció que hay estados que tienen legislaciones de obra pública de avanzada, como Sinaloa, Jalisco y Nuevo León.

Fuente: EL Economista

No hay comentarios:

Publicar un comentario