miércoles, 14 de agosto de 2013

Vivienda, arma eficaz para abatir la pobreza

A decir del politólogo guanajuatense José Luis Romero Hicks, el combate a la pobreza se ha convertido en un tema relevante para México, donde se ha demostrado que el impulso a la inversión en vivienda es un arma valiosa y eficaz; sobre todo, cuando en el país el déficit de vivienda es profundo, a pesar del esfuerzo que tanto el gobierno como la inversión privada han venido realizando en los últimos años para disminuir este problema.

Para ello, el Estado se ha valido de diversos instrumentos. Existen sistemas de ahorro para la adquisición de una vivienda inscritos en los esquemas de seguridad social, como el Infonavit o Fovissste; esquemas de promoción del financiamiento a la adquisición de vivienda con la participación de los institutos estatales de vivienda Fonhapo; de interés social mediante la banca comercial en combinación con la Sociedad Hipotecaria Federal, el Fovisste y el Infonavit, por mencionar algunos.

Sin embargo, todavía existe el debate de que el impulso a la vivienda a través de las políticas y el financiamiento públicos sea la solución al problema de la pobreza patrimonial, aunque existe evidencia de que en tan sólo una década de aplicar estas políticas en México, estos dos problemas han mostrado una reducción significativa.

En este contexto, Romero Hicks señala en uno de sus artículos, que el dinamismo que el sector vivienda proporciona a la economía de un país, crea un efecto multiplicador al generar empleos directos e indirectos, impulsa el ahorro de las familias, la creación de riqueza y patrimonio y la creación de empresas exitosas. Así la vivienda impulsa dos políticas interrelacionadas: la reducción de la pobreza y el crecimiento económico a través del desarrollo empresarial.

Aunque con ciertas contradicciones, vayamos a un ejemplo actual. Durante la semana pasada, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), que encabeza Jorge Carlos Ramírez Marín, dejó en claro que no habría rescate a las grandes desarrolladoras de vivienda en problemas (Geo, Homex y Urbi), ante las expectativas cada vez mayores de que podrían declararse en quiebra.

"No habrá recursos fiscales destinados para el rescate de ninguna empresa privada en el sector y esto es una definición que no depende tanto del gobierno como de las facultades que tiene, no está previsto en el presupuesto ningún tipo de recurso fiscal destinado a rescate alguno", subrayaría el titular de la nueva dependencia del gobierno de Enrique Peña Nieto.

La advertencia del ex diputado priista, se da, luego de que las acciones de las tres mayores empresas constructoras de vivienda, Geo, Homex y Urbi fueron ubicadas en situación de venta por Deutsche Bank, que redujo además la calificación de riesgo de esas empresas con problemas financieros. La institución bancaria, según un cable de Reuters, argumentó un mayor riesgo de bancarrota para las tres vivienderas.

Las tres mayores constructoras financian, en promedio, dos terceras partes de sus unidades vendidas con hipotecas del Infonavit. Sin el muy necesario oxígeno para mantener sus operaciones a flote, ahora vemos mayor riesgo de una potencial quiebra para Urbi, Geo y Homex, señaló el banco en un reporte retransmitido por la agencia noticiosa.

A esa degradación en el riesgo crediticio, se han sumado versiones periodísticas de que el Infonavit, la mayor fuente de recursos para créditos hipotecarios del país, detuvo pagos a las constructoras en atención a sentencias judiciales y por el cobro de adeudos que las empresas tienen con el organismo.

De ellas, sólo Geo salió a aclarar la situación y afirmó: la desarrolladora de comunidades de vivienda más grande de México enfocada en los segmentos de bajos ingresos, aclara que a la fecha la compañía no presenta ningún tipo de adeudo con el Infonavit relacionado con el programa de subsidios 70-70.

En contra sentido, analistas de Banorte-Ixe revelaron en un reporte que "el Infonavit inició un embargo precautorio contra Geo, Homex y Urbi, por lo que dejó de pagar los créditos que las empresas colocan. Según el instituto, las tres desarrolladoras negocian la restructuración de su deuda, pero mientras esto ocurre sus acreedores decidieron protegerse a través de acciones legales.

"En algunos casos tenemos sentencias judiciales que nos han impedido hacer algunos pagos y hay algunas desarrolladoras que tienen adeudos con el Infonavit y estamos cobrando", ha señalado el director del instituto Alejandro Murat.

Cabe señalar, que estas tres empresas son las más importantes en la colocación de créditos del Infonavit; en 2011, último dato disponible, Infonavit otorgó 501 mil 292 hipotecas, Geo fue la principal colocadora de vivienda a través de créditos del instituto, con 8.7 por ciento; Homex fue la segunda, con 4.1, y Urbi, la tercera, con 3.6 por ciento.

En este contexto, el titular del Infonavit aclaró que Homex y Urbi adeudan al Instituto 470 millones por los recursos que recibieron de casas que no vendieron dentro del programa 70-70 de apoyo a vivienda vertical; Homex adeuda 440 millones y Urbi 30 millones. "Geo debía 48 millones, pero ya los liquidó".

La versión fue confirmada por Reuters con declaraciones del vocero del Infonavit, Alfonso Martínez. Los acreedores de estas tres desarrolladoras, mediante juicios lograron que los jueces, dos del Distrito Federal y uno de Nuevo León, ordenaran al Infonavit el embargo precautorio de las cuentas a favor de las tres desarrolladoras, dijo el portavoz del Infonavit.

Mientras son peras o manzanas, el titular de la Sedatu mantiene vigente la advertencia, y ha ratificado que las empresas constructoras de México no están en bancarrota, tras las publicaciones a nivel nacional que afirman que las principales empresas desarrolladoras de vivienda siguen participando en el sector, construyendo casas y tienen desarrollos en procesos, y de cumplir con los requisitos para cada producto, podrían acceder a los programas de la banca de desarrollo.

En este sentido, Ramírez Marín reiteraría que la dependencia a su cargo realizará en Fonhapo más de 147 mil acciones y, en total, entre Fovissste, Fonhapo, Infonavit, Sociedad Hipotecaria Federal, Corett, "esperamos llegar a más de 500 mil acciones".

Aunado a ese proyecto optimista, el funcionario peñista haría un llamado a todas las empresas constructoras —alrededor de mil— a que se apeguen a las nuevas reglas de construcción de viviendas, donde se especifica que sólo se edifican viviendas con un mínimo de dos recamaras, para con ello garantizar sea una casa digna, entre otras adecuaciones.

"Lo importante de las reglas es que los desarrolladores de vivienda las conozcan con anticipación para que puedan adecuar sus sistemas administrativos, inclusive constructivo a las nuevas reglas, que básicamente consiste en un perfil más adecuado de cómo se aplica el subsidio", puntualizaría Ramírez Marín.

Fuente: La Cronica

No hay comentarios:

Publicar un comentario