martes, 22 de octubre de 2013

Entrada a extranjeros dinamiza mercado inmobiliario

Desde abril pasado, que el pleno de la Cámara de Diputados aprobó la reforma al Artículo 27 Constitucional que permite a extranjeros comprar inmuebles en playas mexicanas y zonas fronterizas, el mercado inmobiliario comenzó a registrar movimientos por el beneficio que se generará.

Si bien pesar de que la medida será provechosa para el sector turístico inmobiliario, una vez que sea avalada por el senado, aún es temprano para ver sus efectos inmediatos. Estas transacciones ya se realizaban desde 1971 pero el procedimiento era más complejo.

El comprador de nacionalidad extranjera tenía que hacer una solicitud de permiso ante la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y formar un fideicomiso administrado por un banco para realizar la transacción. Analistas coinciden que aún se desconoce el tamaño de la demanda de extranjeros con interés en adquirir un bien inmueble en los destinos de playa mexicanos pero la estadística de permisos para la constitución de fideicomisos con fines residenciales es una aproximación de lo que está porvenir.

“Es demasiado temprano para saber los efectos que esta reforma tendrá, porque ligado a esto también es importante el tema de reposicionamiento en el tema de inseguridad que enfrenta México”, dijo en entrevista con El Financiero, Gene Towle, socio director de Softec.

Agregó que para efecto de los desarrolladores será mucho más fácil la venta pues solo es cuestión de acudir al notario y hacer el trámite pertinente, a diferencia de antes que se necesitaba acudir al banco y abrir un fideicomiso.

Afirmó que el cambio tiene un efecto positivo sobre la industria vacacional en México pero que también viene ligado a la disponibilidad de créditos hipotecarios para la compra de propiedades de segundas casas, es decir a la liquidez que puedan tener los norteamericanos al momento de adquirir propiedades.

“Su capacidad de compra ya se recuperó pero los bancos están siendo muy cautelosos en otorgar créditos hipotecarios para este tipo de cosas. Esta reforma es un punto muy bueno que favorece a los bancos porque ya tienen entonces la garantía explícita, y aunque abre muchas posibilidades, las instituciones financieras siguen con cautela”, dijo el directivo.

Cabe recordar que la reforma explica que el Estado mexicano seguirá otorgando el dominio a extranjeros sobre tierras y aguas siempre y cuando: el uso de las tierras sea destinado para vivienda única y exclusivamente. Que el uso de las tierras no sea comercial, industrial, agrícola o cualquier otro que implique explotación económica directa o indirecta que derive de un uso a la vivienda o casa habitación.

El extranjero deberá convenir con la SRE, en los términos de la fracción primera, párrafo noveno, del Artículo 27 constitucional. En caso de que las tierras sean destinadas a un uso distinto al de vivienda, la ley establecerá los procedimientos para que el extranjero pierda los bienes adquiridos en beneficio de la nación. Se determinó que el dictamen se turnará al Senado de la República para modificar la prohibición de que los extranjeros adquieran el dominio directo de inmuebles en una franja de 100 kilómetros de las fronteras y de 50 en las costas, siempre que su uso sea con fines residenciales.

Con esa modificación “se dará certeza a la inversión extranjera en vivienda, pues existe un número importante de propietarios internacionales que mediante la figura del fideicomiso poseen inmuebles para residencia plena o retiro en la franja territorial precisada”, indica el documento.

Los diputados afirmaron que la compra de terrenos por parte de extranjeros tendrá un impacto beneficioso en los ingresos de los municipios, pues al tener la propiedad usos habitacionales se podrán recaudar contribuciones e impuestos que establece.

Además de que podrían incrementar significativamente las inversiones en esas zonas, aumentar la entrada de divisas, generación de empleos, y contribuir al crecimiento del turismo, ya que México cuenta con 11 mil 500 kilómetros de litorales y ocupa el lugar número doce en longitud costera.

Hasta ahora, ocho de cada 10 operaciones inmobiliarias en zonas costeras se frustra debido al precepto constitucional que impide a extranjeros poseer propiedades en la línea costera de todo el país.

En este sentido en zonas como Cancún y Riviera Maya ha incrementado el interés de los extranjeros por una segunda vivienda pero no solamente los estadounidenses sino también mercados como franceses, brasileños y colombianos.

Esto significa un repunte del mercado inmobiliario turístico y permitirán un crecimiento de hasta 2.5 por ciento en el sector, además de incrementar la participación de inversión norteamericana en este rubro.

Fuente: SOFTEC / El Financiero

No hay comentarios:

Publicar un comentario