miércoles, 23 de octubre de 2013

Vivienda espera versión final de ley hacendaria

La semana pasada, la Cámara de Diputados aprobó la reforma hacendaría propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto, con algunas modificaciones. 

Entre los cambios realizados a la iniciativa se eliminó la implementación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en renta y comercialización de bienes inmobiliarios, aunque la aplicación del Impuesto Sobre la Renta (ISR) tuvo cambios transcendentales. No obstante, será el Senado de la República el que defina cómo se aplicará la nueva ley, así como el sentido en el que afectará al sector. 

José Luis Romero Hicks, socio director del despacho legal RomeroHicks y Galindo, manifestó a Capital de México que el Ejecutivo Federal y el Congreso de la Unión recogieron con atención los análisis sobre las “indeseables consecuencias económicas” que sufriría el país con la implementación del IVA en la compra, renta y pagos de hipoteca de casa habitación. 

“Asimismo, reconocieron las particularidades de la industria para impulsar la oferta de vivienda por parte de los empresarios del sector inmobiliario al rescatar las disposiciones necesarias para acumular ingresos y ejercer deducciones por ejecución de obra y por la adquisición de terrenos para efectos del Impuesto Sobre la Renta”, destacó. 

El consultor en temas financieros, económicos y legales, recordó que la vivienda quedó exenta del gravamen de 16 por ciento; y expuso que se mantuvo el estímulo del ISR a la acumulación de ingresos por ejecución de obra, los costos estimados o deducciones por ejecución de obra y el costo de lo vendido, pese a que la reforma hacendaria planteaba la eliminación de éste, mientras que se aplicó la eliminación del estímulo al diferimiento en la acumulación del ingreso por enajenaciones que se porten a Sociedades Inmobiliarias de Bienes Raíces (Sibras). 

Romero Hicks añadió que en la deducción de terrenos a la compra en cuya reforma se planteaba la eliminación del estimulo al ISR, los diputados votaron por mantenerlo, aunque con una nueva modalidad.

En el tema correspondiente a la enajenación de casa habitación, en vez de eliminarse el estímulo, los legisladores determinaron que se mantendría en inmuebles con valor máximo de 700 mil dólares. 

El director general de Planigrupo, Elliote Bross, refirió que la preocupación principal del sector se centra en el tema de los dividendos y la no consolidación. 

“Nosotros seguimos estudiando la reforma para determinar su efecto en cuanto a nuestra industria. Estamos en espera de la versión final. No obstante, a bote pronto parece que podría tener el efecto de desanimar la inversión en este sector”, dijo. 

Para Abraham Metta Cohen, director de GIM Desarrollos, la situación parece mejor que hace un mes o una semana, pues “se mantienen las cosas casi como estaban en materia de impuestos a la vivienda, a los créditos hipotecarios, deducibilidades de terrenos y avances de obra, aportaciones obrero patronales al Infonavit, es decir, que estamos felices de que la reforma no lo fue. Todo se quedó igual”. 

Reconoció “que hubiera más estímulos, menos impuestos, más apoyos hubiera sido mucho pedir, ahora resulta que hay que agradecer que no nos golpearon”. 

Abraham Picciotto, director administrativo de Picciotto Arquitectos, expuso que los planteamientos son una buena opción, siempre y cuando su intención sea incentivar la comercialización de vivienda. 

“Les faltó mucho análisis tanto que el beneficio de lo que están planteando del cobrar IVA a la vivienda no llegaría al Gobierno, ya que los bancos lo aprovecharían a compensar, por consiguiente no tendrían beneficio”, señaló. 

RECURSOS HISTÓRICOS 

Tras concluir su participación en el foro sobre la gestión del suelo, el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Jorge Carlos Ramírez Marín, comentó que estará al pendiente de lo que decida el Senado con respecto al ISR y serán respetuosos de la soberanía del Congreso. 

Confirmó que los subsidios se conservarán para 2014 y adelantó que para la Sedatu sigue la discusión en torno al presupuesto, cuyo monto para el desarrollo de la vivienda será de 12 mil 600 millones de pesos, y representa una cifra histórica. 

En cuanto a la inversión para la oferta de suelo, Ramírez Marín adelantó que se prevén recursos fiscales por 100 millones de pesos, “de composición entre subsidios y aportaciones directas alrededor de 600 millones de pesos y esperamos que como resultado de estos foros y del trabajo que hacemos, podamos tener recursos incluso del Fonadin (Fondo Nacional de Infraestructura) que permitan la creación del instituto, pero sobre todo que el instituto genere recursos”, resaltó. 



Capital de México 













Fuente: realestrategy.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada