viernes, 14 de febrero de 2014

Se ha demonizado comprar casa, pero ¿cuál es el problema de tener una en propiedad?

No tiene pelos en la lengua y no le gusta en absoluto hablar off the record. Habla alto y claro aunque sus declaraciones puedan incomodar a la banca o a la propia Sareb. Critica a los primeros por seguir manejando el mercado inmobiliario a su antojo y a la segunda por su falta de transparencia en la venta de carteras de vivienda a grandes fondos de inversión. Además, en contra del discurso que se ha impuesto en gran parte del sector inmobiliario desde que estalló la burbuja inmobiliaria, es un firme defensor de la vivienda en propiedad. 

"El modelo español de tener una casa en propiedad es el que habría que exportar al extranjero y no importar el modelo del alquiler de otros países. El modelo de los españoles que ahorran y destinan sus ahorros a comprar una vivienda ¿Dónde está el problema de tener una casa en propiedad?", explica a El Confidencial Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria, la mayor red de agencias inmobiliarias de España con 150 franquicias repartidas por todo el territorio español y una base de datos de más de 2.500 inmuebles. 

"Hoy en día te tachan de tonto si quieres comprar una casa. Pero ¿qué habría pasado en los últimos cinco años si nuestros padres no hubieran tenido una casa en propiedad?, ¿qué habría sido de todas esas familias desahuciadas si sus padres no hubieran tenido la casa pagada? Con una crisis como la que hemos vivido, ni el que hubiera apostado por el alquiler lo habría podido aguantar. El problema no es tener una casa en propiedad, sino que los inmuebles estén en manos de unos pocos".

Para Jesús Duque "no hay que demonizar la compra ni manipular a los ciudadanos intentándoles llevar hacia el alquiler. A los ciudadanos se les está diciendo que no compren, pero lo que no se les dice es que ya lo están haciendo los fondos los extranjeros. Fondos que están llegando a España con dinero para adquirir viviendas con fuertes descuentos. Unas viviendas que después nos alquilarán y cuyas rentas se irán al extranjero. ¿Por qué no venden esos inmuebles a los ciudadanos a los mismos precios a los que se los están vendiendo a los fondos?", se pregunta al referirse a la reciente venta de 2.500 pisos al fondo Fortress y al Grupo Lar. 

"Se vende la cultura del alquiler en base a que facilita la movilidad, pero con la compra también puede haber movilidad, aunque para ello es necesario que haya una buena política de alquiler. Se pretende que los españoles vivan de alquiler y con lo que se ahorran respecto a la compra se abran un plan de pensiones. Pero ¿realmente alguien lo hace? No hay cultura de planes de jubilaciones en España". 

"La vivienda ha tocado fondo y empezará a subir de nuevo"

A pesar de la dura crisis vivida en los últimos siete años, Jesús Duque considera que los españoles seguirán comprando vivienda. "En cuanto los bancos empiecen a dar dinero, y ya han comenzado a hacerlo, la gente volverá a comprar. Ahora que la banca parece dispuesta a conceder mayor financiación pronto volverá a haber gente que querrá tener una segunda residencia". De hecho, coincide con la tasadora Tinsa, que recientemente aseguraba que el sector residencial liquidará todo su stock en 2017. Duque no tiene fecha de cuándo se producirá, pero también considera que se acabará absorbiendo todo el stock. "Es sólo cuestión de precio. Igual por 30.000 euros no se vende una casa en un pueblo, pero por 5.000 sí". 

Sobre la evolución de precios, opina que ya "hemos tocado fondo y la vivienda no tardará mucho en subir en determinadas zonas como el centro de Madrid". Si bien reconoce que desde el lado de la oferta y la demanda no se han producido cambios. "El que vende hoy en día lo hace por necesidad. Por el contrario, el potencial comprador sigue teniendo miedo porque sigue habiendo despidos y se siguen reduciendo los salarios".

Donde sí comienzan a verse pequeños cambios es en su sector. "A finales de 2006, de repente, la gente dejó de interesarse en abrir una inmobiliaria. Pensábamos que podría ser algo coyuntural. Es como si la gente tuviera un sexto sentido sobre lo que estaba por suceder. No había datos objetivos ni macro ni micro que nos anunciaran lo que se nos venía encima. Ahora empezamos de nuevo a percibir cierto interés. Algo está cambiando".

Fuente: El Confidencial. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada