martes, 14 de julio de 2015

México, El nuevo motor de Alfa Inmobiliaria.

La explosión de la burbuja inmobiliaria en España trajo consigo la desaparición de muchos de los sectores de actividad vinculados al ladrillo. Sectores entre los que se encuentra el de las agencias inmobiliarias que, en los últimos años, han visto cómo descendía tanto la demanda de sus servicios, por el inmovilismo de los españolas a la hora de vender y comprar casa, y cómo se venía abajo poco a poco el número de players que actúa en el país.

Una quema de la que sólo se han salvado aquellas firmas que han sabido reorientar sus servicios a otro tipo de clientes, chinos y rusos, especialmente, por su mayor capacidad de inversión, endeudamiento y riesgo, o llevarlos a otras latitudes.

Éste último es el caso de Alfa Inmobiliaria, una red de franquicias que creada en la segunda mitad de la década de los 90 ha sabido implantar su negocio en México. Un país al que llegó hace ahora nueve años, en el que ya cuenta con 62 oficinas, en el que pretende alcanzar las 75 unidades de la mano de su masterfranquicia en el país azteca antes de que acabe el presente ejercicio y en el que crece a un ritmo del 25 por ciento, según explica a elEconomista Franquicias y Emprendedores Jesús Duque, vicepresidente de la red.

Una red que de hecho tiene grandes expectativas de crecimiento en el continente latinoamericano, donde además de en México ya tiene presencia en Colombia y Perú, con una oficina abierta en cada país, y en Paraguay, donde cuenta con tres oficinas operativas. En total, los planes de la compañía pasan por abrir este año una decena de nuevas oficinas fuera de España e inaugurar más del doble en nuestro país, con el objetivo de alcanzar las 220 oficinas este año. 

De momento y en lo que va de 2015, Alfa Inmobiliaria ha conseguido sumar a su red 18 nuevas franquicias. Un ritmo que esta compañía, cuya bolsa inmobiliaria supera los 20.000 viviendas tanto para alquiler como para venta, no vivía desde antes de la crisis.

Aunque la explicación a este cambio puede residir en un repunte de la economía y de la confianza de los españoles a la hora de cambiar de casa, para vender una antigua o comprar una nueva o para alquilar, también puede encontrar una justificación en la cantidad de personas que vuelven a apostar por el sector inmobiliario para trabajar.

De hecho, según explican fuentes de Alfa Inmobiliaria a nuestra revista, esas personas responden a dos tipos de perfiles: al de los inversores que deciden poner en marcha, como negocio, una agencia inmobiliaria de la firma, y al de los trabajadores que han perdido su puesto de trabajo durante.

Fuente: El Economista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada