martes, 12 de enero de 2016

8 cosas que debes considerar antes de independizarte

Uno de los segmentos más representativos en la búsqueda de propiedades a través de portales inmobiliarios, son los jóvenes que tienen alrededor de 25 años que están pensando independizarse de sus padres. Por eso, el portal Lamudi le comparte a la red de franquicias inmobiliarias de Alfa Inmobiliaria, los siguientes consejos para realizar este proceso de emancipación:

1. Pagar la renta o la hipoteca: Una de las cosas que mueve a este mundo es el dinero. Y para autodenominarte independiente no puedes seguir pidiéndole dinero a tus padres, o seguir gastando como si todavía vivieras con ellos. Los expertos en finanzas personales recomiendan utilizar entre 25%-40% de tu ingreso neto en el pago de una renta mensual o de la hipoteca de tu casa.

2. Buena ubicación: A todos les gustaría vivir en la colonia de moda, donde están los mejores bares y restaurantes. Pero no siempre lo permite tu presupuesto, sobre todo cuando estás empezando. También considera qué tan cerca estará tu departamento de los lugares que verdaderamente son importantes para ti, como el trabajo o la escuela, y el acceso en transporte particular y colectivo.

3. Roomies- tener o no tener: Entre las mejores opciones para poder pagar la renta de un departamento o una casa es compartir los gastos con un roomie. Sin embargo, este tema suele ser una moneda al aire: pueden ser una bendición como en la serie Friends, o una verdadera tortura. Así que o seleccionas bien a tus roomies y estableces ciertas reglas (escritas y tácitas) o pagas por una renta solo.

4. Los básicos para comenzar: Si bien el pago mensual de la renta o la hipoteca es una parte importante, también debes considerar que quizá tengas que comprar, aunque sea de segunda mano algunas cosas básicas para poder hacer tu vida. Hablamos de un colchón para poder dormir, un calentador de agua para poder bañarte, un refrigerador y una estufa. Quizá con un roomie puedas conseguirlos, pero tenlos presentes.

5. Y siguen las cuentas… No sólo es el pago de la renta o la hipoteca, o los fuertes gastos al inicio de tu proceso de independencia para poder vivir lo mejor posible. También están el pago de servicios (agua, luz, teléfono, internet, mantenimiento y limpieza), y el hacer tu propia despensa, porque créeme, llegará el punto en que te cansarás de la cerveza y la comida rápida (además de que tu presupuesto mensual lo resentirá).

6. Mayor libertad es igual a mayor responsabilidad: Puede sonar como a frase hecha, pero a veces pasamos por alto lo más evidente. A menos de que ganes una gran cantidad de dinero, no es posible pagar para que alguien haga la limpieza de la cocina, lave y planche tu ropa, prepare tu comida de todos los días, entre muchas otras tareas. Tu tiempo libre se verá reducido por las responsabilidades de adulto que estarás adquiriendo.

7. También tiene sus beneficios: Así es, también hay cosas que por muy triviales que parezcan harán del independizarte una experiencia única. Por fin, puedes llegar a tu casa a la hora que quieras sin molestar a nadie, organizar una reunión improvisada con tus amigos y tener tu propio espacio. Todo esto gracias a que estás construyendo algo que es tuyo donde tú pones las reglas y los límites.

8. Al final habrá valido la pena: Frecuentemente, las personas no valoramos las cosas que son demasiado fáciles. Independizarte es una de esas decisiones que sin duda traerán consigo ciertas dificultades, pero créeme, son más los beneficios que hacerlo te traerá al final del día: conocerte a ti mismo, valorar más lo que tus padres han hecho por ti, y sobre todo, convertirte en un adulto.

Fuente: Lamudi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario